fbpx

Héctor Acosta demuestra en concierto su popularidad como “Bohemio Cibaeño”

Escrito por el febrero 13, 2017

SANTIAGO.- Héctor Acosta llegó a la sala de La Restauración con aires silicios de bohemia musical.  Su personalidad melodiosa, su cardinal cultura se sintió con suelto y decidido desplazamiento, embeleso, con la singularidad de su carisma, y el respaldo delirante del Cibao, que le consumó a la más sobrada capacidad de ofrenda cariñosa a un artista popular.
Apareció del fondo, sencillo y autentico sin ánimos aparentes de impresionar, que no lo necesitaba tampoco, y se acercaba  a cantar con todo lo que tenía, para ir desmenuzándolo en el escenario, lo iba esparciendo con soltura y naturalidad, sin que le costara ningún esfuerzo, lo mismo que todos los ahí presentes para respaldarlos, a  “una”, el coro y la banda, y el público…
Con una boina en la cabeza, a juego con sus dos guitarristas que le acompañaban como invitados especiales, sabia el público luego de unas tres o cuatros canciones, que resultaron escasa, porque no se sabía que apenas esa gran impresión de boleros de antaño, armado y ataviado como un bohemio; y este segmento cautivante seria sustituido por otros eventos en el marco de la variedad programada. Era el mismísimo Carlos Vargas, músico de Santiago, gran maestro de la guitarra; y un homologo suyo desde Bonao City.
Entonces el Torito interpreto canciones de la trova nueva, y vieja, entre ellas, “para Vivir”, “Canción Del Elegido”, entre muchas, hasta que llego a una  a la que presentó diciendo que era su canción. Imaginen el interés que genera conocer la canción del protagonista. “Esta es mi canción. Yo no la escribí, ni le hice arreglos. Pero es mía”. Así que ante tal declaración solo quedaba esperar, y el intro de este tema es algo largo, y no estaba tan tanguea, y ya se vio que si es amante de lindas canciones.
Cantó “Garganta con Arena”, y se le acompañó en su gustó, que lo hizo con ganas y se sintió esperanzador en la promesa intrínseca de la riqueza en la variedad del contenido, de repente, ese aplaudía con expectación, muchos se iniciaron  para siempre con  esa señora canción de la bohemia selecta.   Y se abrió la esperanza de transitar ese camino. Pero igual los que continuaron lejos de des fraudar y  desmotivar, sorprendían.
Boleros, bachatas, Acompañado de su banda completa, misma a la que presentó en su momento, y que sonaba como siempre, y quizás mejor, parecía otra, por su organizado jameo, y sus notas flamencas, y de variadas fusiones folcloristas.
También se servían de sus temas éxitos que el público bien conocía, y le ayudaba a cantar al punto que le fue de mucha ayuda, igual que su coro, que es el mismo de su orquesta, de ahí que todo se desplazaba con tanta naturalidad.
De las canciones que le escribió Romeo Santos, “El Anillo”, lo cantó dos veces, en versiones variadas, todo era música en vivo, y complicidad establecida. Y cuando llegó la hora de “Amorcito enfermito”, aquello deliro. De fondo el video clip oficial. Y lo que sucede con ese tema todos están al día. Se temió que anduviera cerca el final del concierto, después de tantas experiencias.
Obvio tuvo que regresar una y otra vez, siempre estaba preparado  para algo mejor, y la gente se quedó sabiendo que puede y debe regresar bohemio, en algún otro momento.
(Claudio Concepción.com)

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background